Eddy el Uber

Iba de Acrópolis a mi casa, salí de recoger una memoria con unos documentos, el día había sido largo y pesado, mi mente estaba en el aire así que desde que entré al Uber sustituí la salsa que estaba en la radio con la música de mis audífonos. 

Estuve así un rato hasta que escuché que Eddy (el chofer) me dijo algo, yo me quité un audífono y le pregunté ¿Qué paso?, Esta mujer presa y llamándome, me dijo molesto, como si hubiese acabado de perder una apuesta, ¡Presa!, le respondí yo, ¡Si sí! Me dijo el. Me quede callado y del teléfono que estaba encima de sus piernas, salió la voz de una mujer que le preguntaba a Eddy cómo había estado su día. Él le respondió que bien, y luego le dijo que estaba en un servicio, ah ya, respondió ella, si es que tu sabes que estas horas son muy fogosas entonce’ me lleno de cliente, le dijo Eddy, esta bien entonces yo te llamo mañana, le dijo la chica, Eddy se quedo mirando el celular como expectante, luego sonó el sonido de un teléfono de pared siendo colgado. ¡Coño mano! Me tiene cansada. 

Me dijo que ella quería esta todo el día hablando con él, yo le pregunte ¿Entonces ella esta presa? sí, me respondió. Me contó que ella era una mujer que se sabía buscar su dinero, por esa descripción me la imagine con unos lentes de sol y una cartera de piel de cocodrilo. Al parecer, ella hacia muchos tipos de negocios y le iba bien, me dijo que ganaba alrededor de veinte mil o treinta mil dólares, ya no recuerdo, el asunto es que un día cuando estaba en Texas en algún negocio le depositaron mas de lo que ella normalmente cobraba, si no recuerdo mal eran unos ciento veinticinco mil, y en una investigación la atraparon.

Eddy me dijo que tenía unos siete meses presa y que saldría en enero; nunca entendí muy bien si había ido a juicio o no, Eddy trataba de explicarme pero, creo que no entiende muy bien cómo funciona el sistema penal. ¿Y qué ella piensa hacer luego de que salga? Na’ seguí buscando su dinero, me dijo Eddy. Yo le dije que tuviera cuidado para que no se le pegara ningún maco y no estuviera en un lio, Eddy me dijo que no me preocupara ya que ella se iría a otro tipo de negocios. A ella le va bien en el negocio de la luz y cosas así, yo en ese momento me recosté del asiento, ah ya, le dije, ¿Tú sabes que es el negocio de la luz?, me pregunto, yo le respondí que no, es cuando ella llama a la gente que esta atrasada con sus pagos de la casa y le dice que si depositan la mita ahora tendrán un descuento con la otra parte, yo me comencé a reír, Eddy se me quedo viendo y entonces se empezó a reír. 

Me paso su celular, era un iPhone 8 rojo y me dijo que eso se lo había comprado ella. Lo ultimo que ella le había dado a Eddy eran unos cinco mil dólares, pero de esos solo le quedaban unos dos mil. Yo le respondí que todo esto era una locura, Eddy me dijo que sí, pero que ella había salido bien. ¿Tu no te entra’ un año en la carcel por ciento veinticinco mil dólares? Yo reí, enserio me dijo él, yo me seguí riendo y le dije que creía que los días en esas paredes se pasan muy lentos, Eddy me dijo que no necesariamente, y que ella, por ejemplo, trabajaba en la enfermería y cosas así. Quizás, le respondí, pero a nosotros los hombres nos envían a carceles más pesadas. 

Eddy me confeso que estaba esperando que ella saliera para que le regalara unos dos mil dólares, y así poder terminar de pagar su Hyundai Sonata. Le pregunte en qué cárcel estaba, una en Nueva York me respondió. Si ella hubiese salido en diciembre yo me hubiese puesto bonito, yo me reí, oh pero claro me dijo él, no son nada mas las mujeres que tienen que chapear a uno, bueno ya la vas a ver en enero, le dije,  se torno serio y me dijo que no, que cuando ella salga no puede venir enseguida, ah ¿Va estar en libertad condicional? Le pregunte, no exactamente, y me dio una explicación que no entendí.

Hubo un silencio en el carro, ya estábamos llegando a mi casa, y Eddy me dijo que igual el no quería verla, ¿No? Le pregunte mirándolo a los ojos por el retrovisor,  No, es que esa mujer esta loca, ella dice que se quiere casar conmigo pero a mí no me gusta. Le pregunté a Eddy si era bonita, y el me dijo que si, me la describió con diminutivos bajita, flaquita, blanquita, con el pelo cortito, pero me dijo que eso no importaba, que ella hablaba y molestaba mucho, esta es la décima vez que me llama hoy, ademas, ella es como media mongola, yo me reí y le dije que tal vez pero que se ve como una muchacha interesante ya que debe tener muchos crímenes que contar, Eddy me dijo que no, que estaba cansado de hablar con ella y que le hiciera los mismos cuentos de la carcel, toy harto de ella. 

Doblamos en la esquina y me dijo que el GPS le indicaba que era por aquí, yo le señale el árbol que uso como referencia para los Uber, se detuvo nos despedimos y le desee suerte con su asunto. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.